Andorra es bonito siempre, en invierno y en verano. En invierno tiene, además, el encanto de la nieve